FICHA TÉCNICA

INTRODUCCIÓN

Se proyecta esta pieza con motivo de la Coronación de la Santísima Virgen en el año 2018, intentando recoger motivos y símbolos que hagan alusión tanto a su advocación como a la Hermandad.

“FE, ESPERANZA Y CARIDAD. Virtudes teologales infundidas directamente por Dios y que fueron asentadas en la Edad Media por los Padres de la Iglesia. Una nueva adaptación del antiguo concepto clásico de la virtud que lucha contra los males y los vicios que se convertiría en la base de la ética cristiana, junto a las llamadas virtudes cardinales (Fortaleza, Prudencia, Templanza y Justicia). La definitiva vuelta de tuerca sería la conversión de la virtud, con sus símbolos del ancla y del verde y las flores que preludian el nacimiento del fruto futuro, en la advocación más simbólica de la Virgen: María como modelo de espera en su gestación. Una festividad titulada como Expectación del Parto o de la O que sería refrendada por Gregorio XIII en 1573”

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

La diadema se ha desarrollado en tres partes diferenciadas que se superponen desde el interior pegado a la imagen hasta el exterior. La parte mas interna se compone de una guirnalda de diferentes flores como rosas, margaritas etc. unidas por medio de una cinta esmaltada en color verde. Ambos elementos, las flores (como hemos leído antes) y el color verde de la cinta hacen referencia a la advocación de la ESPERANZA. Se asocia este color a dicha advocación por su relación con el renacer de la naturaleza, como así será el nacimiento de Jesús que María espera, a los campos que prometen esplendidas cosechas, a las umbrías que acogen al peregrino o al caminante abrumado, etc.

De esta guirnalda parte una segunda zona con decoración vegetal que se va repitiendo por tramos en disminución de tamaño desde el centro hasta los bordes donde se mezclan partes caladas con otras sin calar creando figuras de rombos. Es desde aquí de donde nacen los rayos de divinidad agrupados y que también van disminuyendo progresivamente su tamaño desde el centro. Estos se ven separados por cartelas que también surgen de de esta zona y donde van representadas en plata en su color estrellas con pequeñas esmeraldas en su centro, siendo en la mas alta de todas las cartelas la representación del corazón traspasado como figura en el escudo de la Hermandad.

La última parte de la diadema se articula como un fondo a otro nivel de altura que sirve para crear claroscuros y dar riqueza y fuerza a la pieza, así como hacer destacar los otros elementos que la componen. Es un fondo a base de decoración vegetal calada terminando en punta entre los rayos siendo estas puntas rematadas por rosas con rubíes en su centro. Al igual que el resto de elementos que componen la diadema, van en disminución desde el centro hasta los bordes. En la parte alta y centrada se sitúa la Cruz triunfante, que es una prolongación de la cartela central y en su interior irá representada sobre fondo de esmalte verde, el ancla en plata en su color.

DISEÑO
Ramón León Losquiño. Año 2016.

EJECUCIÓN
Orfebrería Ramón León (Sevilla).

MATERIALES
Plata de Ley.
Baño de oro de 24 quilates con tres gramos de grosor.
Rubíes y esmeraldas.

DONANTES
Albaceas y priostes de la Hermandad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Free WordPress Themes